20150712

Diario friki veraniego #1: Final Fantasy X remaster y mí maldición de los FF

Hay algo que, por alguna extraña razón, no puede faltar en ninguno de mis veranos. Y esto es un buen juego de rol, y si es de corte medieval mucho mejor. Tras la estela de veranos pasados de la mano de juegos de la talla de Baldur's Gate, Icewind Dale, Neverwinter Nights... Es obvio que es difícil, cada año más, poder jugar a un juego que este a la altura de las circunstancias verano tras verano. Pero este año, como caído del cielo, o más bien del WiFi, ha caído en mis manos la versón remaster del Final Fantasy X/X-2 a la que nunca había jugado y tenía muchas ganas.

Portada promocional japo
Al último Final Fantasy que había jugado, o lo más parecido a este juego, era el Bravely Default pero tenía ganas de jugar con algo más "clásico". Además, tenía que intentar batir la maldición de los Final Fantasy clásicos que ronda sobre mí. ¿Estaría el juego a la altura? ¿Conseguiría vencer esta maldición?



Primero me había puesto a escribir una lista de cosas buenas y malas para el final de la entrada pero, me ha quedado tan completa, que será esta la entrada en sí:

PROS
  • Las interacciones entre los personajes son muy naturales, incluso los gestos de las caras cuando los enfocan de cerca, parece que estés viendo un dorama japonés. Incluso cuando la pantalla se desvanece, los personajes siguen interactuando entre ellos lo que te da aún más sensación de naturalidad. Esto me ha llamado especialmente la atención ya que en muchos videojuegos mientras los personajes hablan estos se mantienen estáticos como estatuas. 
  • Los escenarios son muy bonitos y originales, podría decirse que en el estilo de Square de sus FF hasta la fecha. (En este aspecto hay que tener en cuenta la fecha original de cuando fue publicado por primera vez y no esta versión HD) Es fácil sumergirte en las ciudades y en lo que quiere transmitir en cada momento.
  • La historia, aunque no es la más original del mundo, te mantiene en tensión durante todo el juego con giros inesperados, es prácticamente lo que me ha hecho querer avanzar más y más.
  • Lo que más me gusta de una historia, película, serie... es que los personajes evolucionen con ella, no que se queden encasillados en su rol predeterminado. Por eso, tengo que decir que en este FF los personajes lo hacen, teniendo que enfrentarse a un conflicto interno entre sus creencias preestablecidas y lo que están aprendiendo al observar el mundo que les rodea. Esto me ha encantado y me parece muy bonito, ojalá en la vida real esto sucediese más a menudo.
  • SEYMOUR.
  • Me encanta que en las batallas puedas elegir en cualquier momento a qué personaje usar, me ha resultado muy original y amplía el abanico estratégico ya que en todos los rpg llevas a unos personajes predeterminados contigo hasta que los puedes cambiar en X sitio. Aquí todos van contigo siempre.
  • Me resulta muy curioso que el personaje principal vaya aprendiendo poco a poco el idioma una cierta civilización del juego aunque no me gusta la forma de hacerlo ya que no es muy real. Por lo que he leído, en la segunda parte esto cambia y parece ajustarse más a la realidad y me ha agradado más aunque todavía no lo he probado. 
  • Banda sonora de Nobuo Uematsu.
CONTRAS
  • Las caras de los personajes en las escenas FMV, sobre todo las de Tidus, no cuadran demasiado bien con las de las escenas "in game", pareciendo personajes totalmente distintos. De hecho Tidus es más feo en vídeo xD
  • El sistema de "subida de nivel" es raro hasta que se le coge el tranquillo. Evitar el modo experto, en la primera partida al menos, a toda costa.
  • Otro punto raro del juego es que las armas no suben stats como en otros juegos, siento todas por asñi decirlo iguales, solo se las diferencia en las habilidades extra que aportan. 
  • ¿Nadie se pregunta por qué puede respirar la gente debajo del agua?
  • Las invocaciones (eones) son un poco bastante débiles, incluso un enemigo random se las puede cargar. Aunque conforme avanzas las puedes mejorar y sobre todo, hay que tener en cuenta que hay que trazar una estrategia con ellas. No basta con sacarlas y ponerse a lanzar magias con ellas como si no hubiese un mañana. 
  • Los puzzles de las bolas de los templos. Son horribles y pesados, no me han gustado nada. Tengo que alabar, eso sí, que metan como un descanso entre batalla y batalla para darle al coco pero bajo mi punto de vista está mal puesto en práctica.
  • Blitzball. Y que encima tenga trofeos. 
  • Que se te borre la partida cuando vas justo en la recta final del juego.
Creo que con estos puntos me ha quedado una reseña del juego bastante curiosa. Me falta añadir que es uno de los FF más fáciles a los que he jugado hasta ahora y que si no fuese porque se me ha borrado la partida me lo habría pasado sin ningún tipo de problema ní esfuerzo. Eso sí, dicen que los jefes secretos son complicados pero vaya, la historia principal no te hace sudar mucho.
Mi maldición con los FF se basa en que NO he podido pasarme todavía ninguno >.< De hecho en el FF VII y en el IX llegaba a un punto en el que no podía ni avanzar ni retroceder porque los enemigos me mataban de un golpe. En el IX fue curioso porque tenía a los personajes que más usaba con un nivel muy alto y de repente, por circunstancias de la historia, me cambiaron al equipo entero y me pusieron a los que tenía sin entrenar así que se volvió todo un caos xD

No hay comentarios:

Publicar un comentario